Entrevista realizada a Sandra Susterman por Andrea Domínguez, directora de la revista ¨ En Forma¨, para Colombia, México y Chile.

  Andrea Domínguez: ¿Cuál es el efecto del Sonido sobre el cuerpo humano?

  Andrea: ¿Cómo se explica que ciertos sonidos puedan aliviar determinadas enfermedades?

  Andrea: ¿También hay sonidos que enferman?

  Andrea: ¿Qué es y cómo funciona la terapia de Sonido con Cuencos Tibetanos, es decir, de qué manera actúa sobre el cuerpo y la mente?

  Andrea: ¿Esta terapia tiene algo que ver con creencias espirituales o no  necesariamente?

  Andrea: ¿Qué tipo de afecciones se pueden sanar con el sonido de los Cuencos Tibetanos?

  Andrea: ¿ La acción de estos sonidos puede ser comparada con la de los Mantras,
en particular con la del Mantra " Om "?

  Andrea:¿La terapia con Cuencos Tibetanos es una especie de "Musicoterapia"?

  Andrea: Por favor, cuéntame un poco sobre tu experiencia con los Cuencos.
Cómo empezó, que has descubierto a través de esta terapia y cómo la combinas con otras terapias.

Andrea Domínguez: ¿Cuál es el efecto del Sonido sobre el cuerpo humano?

Sandra Susterman: Todo en el Universo es Vibración.
Todo lo que Existe en la Naturaleza Vibra en un estado Natural de Perfecta Armonía.
Nosotros, al ser parte de esa Naturaleza También Vibramos.
Cuando todos Nuestros Ritmos Internos están en Equilibrio, Nuestro Cuerpo Vibra Armónicamente, esa es la Música que nos Caracteriza.

Es por eso que ¨ Los Maestros Antiguos decían:
Si todos Nuestros Ritmos y Vibraciones Están en Armonía, tenemos Salud.
Si Alguno de estos Ritmos se Corre de su eje de Armonía, Comienza un Desequilibrio que puede Transformarse o Detonar un Problema o una Enfermedad.

Los Sonidos Armónicos de los Cuencos al Entrar en el Cuerpo, Actúan por ¨ Resonancia ¨ haciendo que éste Recupere su Frecuencia de Vibración Original.
Ese Sonido, es el que nos hace Sentir Uno con el Universo.
Como Cada Persona es Diferente, el Sonido de los Cuencos va a Producir efectos Diferentes en Cada Uno de Nosotros, porque va a Trabajar de acuerdo a la Necesidad de Cada Uno.

- Lo importante es Saber que la Terapia con Sonido Siempre Funciona, Independientemente de la Persona que lo Reciba -

Como ya mencioné cada Experiencia con Sonido es Única y Particular.
Por ejemplo: Hay personas a las que los Sonidos Agudos les Molestan y a otras las Relajan.
Por lo general a las Personas que son muy Mentales el Sonido de los Cuencos las hace Dormir,  así el Sonido ¨ Puede hacer su Trabajo ¨ sin que Intervenga la Mente de quien lo Recibe.

A otras personas el Sonido de los Cuencos las Activa a Sanarse y ésto tiene que ver con Restablecer el Equilibrio y la Armonía Interna de la que hablaba antes.
Pero a Todos el Trabajo con el Sonido los va a llevar a Recobrar su Estado de Equilibrio Original.
Solo hay que Decidir Soltar aquello que ya No Necesitamos.

No Importa Como, simplemente se trata de Soltar y dejar que el Sonido haga su Trabajo.
Durante la Experiencia con el Sonido de los Cuencos podemos Sentir que Algún Lugar en Particular del Cuerpo ¨ Nos Tironea o Nos Molesta ¨.

Y es Justamente Donde nos Tironea, donde está Alojado el Bloqueo, lo que ¨ No¨ Queremos Soltar, lo que Nos Descoloco por algún motivo y Sin Embargo lo Seguimos Manteniendo en Nuestra Vida.
La idea o el Objetivo al Trabajar con el Sonido de los Cuencos Tibetanos es Poder ¨ Soltar¨ Todo aquello que No Necesitamos y así Recuperar Nuestro Equilibrio Natural para poder ir por la vida más livianos.

Andrea: ¿Cómo se explica que ciertos sonidos puedan aliviar determinadas enfermedades?

Sandra: Como dije anteriormente, Todo lo que Existe en la Naturaleza  al Igual que Nosotros, Emite una Vibración, un Sonido Particular.

Podemos decir que Nuestro Cuerpo es un Cuenco y a Cada Área del Cuerpo le Corresponden
Vibraciones Diferentes.

Nuestros Tejidos, Órganos, Células y Todo en Nuestro Cuerpo, Tiene un Sonido Propio que Vibra en una Frecuencia Determinada.

Pero debido a que el oído humano capta hasta una determinada frecuencia de vibración, no somos consientes de esos Sonidos.

Los Sonidos Armónicos de los Cuencos nos ¨ Reordenan  y nos Conectan ¨ con Nuestra Música Interna.
Nos permiten Liberar Bloqueos y Recuperar la Armonía de Nuestros Ritmos Internos.
Recordemos que cuando Nuestros Ritmos Internos están en Equilibrio, Nuestros Sonidos son Armónicos y Vibran en Armonía.

Es por eso que éstos Sonidos nos Conectan con Nuestra Esencia.
El hecho de que Ciertos Sonidos puedan Aliviar determinadas Enfermedades se debe a que el  ¨ Sonido es una Onda Portadora de Conciencia ¨, Afecta y Reordena la Materia.

Los Sonidos Armónicos Entran en el Cuerpo llevando una Información de Orden y Actúan como ¨ Llaves o Activadores de Frecuencias Armónicas ¨.

Esta Información de Orden es una Vibración Especifica que el Cuerpo Reconoce y por Resonancia (sonar –con) o Simpatía, el Cuerpo Comienza a Vibrar en dicha Frecuencia, Recuperando así su Música Original.
Cuando Modificamos Nuestra Vibración y Recuperamos Nuestra Armonía, Podemos también Modificar Nuestro Estado de Salud.

Andrea : ¿También hay sonidos que enferman?

Sandra : Prefiero decir que hay Sonidos que ¨ Provocan Desarmonía ¨.
Y esto está estrechamente relacionado con todo aquello con lo que ¨ Sintonizamos¨.
Como antes mencione, el Sonido ejerce un Efecto sobre la Materia, pudiendo Transformarla y Reordenarla.

Entonces partiendo de la Premisa que Todo es Vibración y que Nosotros también Vibramos, estamos Interactuando Constantemente con el Medio que nos Rodea, siendo así parte de un Todo.
Nuestra Vibración Afecta Nuestro Entorno, Ejercemos Cierta Influencia sobre él Pudiendo
así transformarlo.

De Igual Modo, la Vibración de Nuestro Entorno nos Afecta y nos Transforma, seamos o no Consientes de ello.
Por eso es Muy Importante Ser Consientes de las Cosas o Situaciones con las que Sintonizamos, ya que luego vamos a ¨Resonar¨ con Ellas.
Y si éstas Situaciones ¨ Son Inarmónicas ¨ van a Producir un Cambio o un Desequilibrio en Nuestra Frecuencia de Vibración.

Este Cambio o Desequilibrio es él que nos va a hacer Correr de Nuestro Estado Natural de Equilibrio, Provocando así la Desarmonía.
Por lo General, No nos damos cuenta de cómo las Vibraciones Sonoras Más Comunes nos Afectan y nos hacen Correr de nuestro estado de Armonía.

Para usar ejemplos de la vida cotidiana, estas Situaciones Inarmónicas pueden ser:
El Sonido Constante que produce el Aparato del Aire Acondicionado cuando está encendido.
El Motor de la Calefacción que está Prendido Todo el Invierno o el Sonido que producen los Frenos del Colectivo que Para en la Puerta de Nuestra Casa.

Llega un Momento en que nos Acostumbramos a Éstos Sonidos, los Incorporamos y ¨Creemos¨ que ya No los Escuchamos.
Solo Cuando ¨ éstos Cesan¨, Tomamos Conciencia de Cómo nos Molestaban.
Muchas veces son  ¨ Éstos Sonidos ¨  los que Nos Causan un Malestar o un Dolor de cabeza, pero Nunca los Tuvimos en Cuenta ya que ¨ Creíamos estar Acostumbrados a  Escucharlos¨.

Entonces, Cuando Comenzamos a Tomar Conciencia de que Situaciones como las Cotidianas, Pueden estar Afectando Nuestra Vida de Manera tal, que ya Se Están Volviendo un Problema, Significa que Estamos Listos Para hacer Un Cambio y Soltar Todo lo que Ya No Queremos que Siga Formando Parte de Nuestra Vida.


Andrea :¿Qué es y cómo funciona la terapia de Sonido con Cuencos Tibetanos, es decir, de qué manera actúa sobre el cuerpo y la mente?

Sandra : La Terapia de Sonido con Cuencos Tibetanos es una Terapia Vibracional.
La Vibración del Sonido Produce un Efecto Sobre Cada Cosa y Cada Persona, Produciendo Cambios a Nivel Físico, Emocional y Espiritual.

Los Cuencos Tibetanos tienen Diferentes Sonidos Armónicos.
En los Cuencos, los Diferentes Sonidos Armónicos están Determinados Principalmente por la Forma, Tamaño, Grosor y Dureza de la Combinación de los Metales que se Utilicen en su Fabricación.
Los Cuencos más Pequeños son los que Producen los Sonidos más Agudos y los Cuencos más Grandes Producen los Sonidos más Graves.

Los Sonidos Armónicos Tienen un Sonido Fundamental y de éste se Desprenden Sonidos Medios y Altos, los que Guardan entre sí una Relación o Proporción Armónica.
Esta Relación Armónica Produce una Vibración Determinada con Un Orden Determinado que el Cuerpo Reconoce.

Ya que es la que Nuestro Organismo Necesita para Recuperar su Armonía y Equilibrio Natural.
En la Terapia con Cuencos Tibetanos, el Terapeuta Utiliza ¨ La Intención ¨para Dirigir la Energía del Sonido y hacer que ésta Se Dirija Donde el Cuerpo la Necesita.

El Sonido de los Cuencos  Produce en Nosotros un Estado de Equilibrio General.
A Nivel Mental, Baja la Frecuencia Vibratoria del Cerebro, lo que nos Induce Fácilmente a entrar en un Estado de Relajación y Meditación.

Cuando el Paciente experimenta el Fluir del Sonido a Través de su Cuerpo, No Puede Detener el Mar de Sentimientos que Afloran en él, Permitiéndose Soltar Todo lo que ya No Necesita y lo esta Afectando, como pueden ser Viejos Recuerdos, Angustias Olvidadas, etc.

Lo Importante, es Permitir que la Vibración del Sonido Fluya a Través del Cuerpo y Haga Su Trabajo.
El Paciente Solo Tiene que Tomar la Decisión de Soltar y Entregarse a la Experiencia Sonora.
El Sonido Nos Induce a Respirar Más Profundamente, Trabajando Directamente Sobre el Síntoma y Llegando a Su Origen para Sanarlo.

El Sonido es Alimento para el Alma, llega Más Allá de la Mente Consiente, es una Poderosa
Herramienta de Transformación.
Literalmente Nos Obliga a Entrar en Resonancia con Él ya que es Música para el Alma.
Los Sonidos Armónicos Crean Ondas de Frecuencia Sobre Otras Ondas de Frecuencias.
Cuando Dos Ondas Iguales Chocan o se Juntan se Anulan.

Es por eso que las Ondas Producidas por los Sonidos Armónicos Llegan Hasta Donde Existe un Bloqueo y No hay Vibración.
Entonces por Resonancia o Simpatía, la Energía se Realinea y se Libera en Cualquiera de los Niveles en que se halle Bloqueada.

Recordemos que Cuando Modificamos Nuestra Vibración  Podemos Modificar Nuestro Estado de Salud y Recuperar la Armonía.


Andrea :¿Esta terapia tiene algo que ver con creencias espirituales o no  necesariamente?

Sandra: La Utilización del Sonido se Remonta hasta los Albores de la Humanidad.
En los Mitos de la Creación de todo el Mundo, el Sonido se Conoce como Fuente de Todas las Cosas Visibles e Invisibles.

Todas las Cosas Creadas Tienen su Propia Canción.
Los Chamanes y Muchas Culturas Utilizaban el Poder del Sonido para Entrar en Estados Alterados de Conciencia e Interactuar con las Fuerzas de la Naturaleza.
En los Vedas está escrito que ¨ El Sonido Despierta lo que está Dormido en Nosotros¨.
Para otros, los Sonidos de los Cuencos Tibetanos Despiertan Sonidos Milenarios.

Los Místicos a través de los años han Amado la Música por encima de Todo.
Los Monjes Tibetanos Conocían y Utilizaban el ¨ Poder del Sonido ¨hace Miles de años, pero Mantenían en Secreto su ¨ Poder Sanador¨.
Todos los Monjes llevaban consigo uno o varios Cuencos, pero si alguien les Preguntaba para que los Usaban ellos Decían que para Comer.

Lo Cierto es, que estos Cuencos estaban Fabricados con una Aleación de 7 o hasta 11 Metales.
Un Metal por cada Planeta:
Oro por el Sol, Plata por la Luna, Mercurio por Mercurio, Cobre por Venus, Hierro por Marte, Estaño por  Júpiter y Plomo por Saturno.
Podemos decir que los Monjes Pudieron Plasmar en sus Cuencos ¨ El Sonido de las Esferas ¨ del que hablaba Platón.

Cada uno de estos Metales Produce un Sonido Particular y al Combinarlos Producen Los diferentes Sonidos Armónicos de los Cuencos.
Según la Cábala Hermética, Cada Planeta Tiene Además de una Vibración Particular, Una Propiedad Sanadora Oculta.

Evidentemente los Antiguos Monjes Ya lo Sabían.

- Según mi opinión, estos Monjes además de Reproducir y Plasmar en los Cuencos la Música de los Planetas (o de las Esferas), Utilizaron la Alquimia y la Cábala Hermética para Combinar en su Justa Proporción los Metales con los que fabricaban los Cuencos, Obteniendo así Resultados Asombrosos.
Quizás sea por esto, que Fueran tan Reservados Cuando se les Preguntaba por la Utilización de los Cuencos.

Pero Más allá de los Usos que se les haya Dado en la Antigüedad a estos ¨ Maravillosos Sonidos¨ Es que hay un  ¨ Antes y un  Después  de Experimentar con Ellos¨.

Los Sonidos de los Cuencos son una Caricia para el Alma…
Y a veces, una Simple Caricia nos lleva de Regreso a Casa…


Andrea : ¿Qué tipo de afecciones se pueden sanar con el sonido de los Cuencos Tibetanos?

Sandra : Particularmente Prefiero No Utilizar el Termino ¨Sanar¨ para Evitar Confusiones.
Los Sonidos de los Cuencos Tibetanos se pueden Utilizar para Eliminar Cualquier tipo de Bloqueo Energético, Físico, Mental o Emocional.

Ya que como comente anteriormente, al Ser el Sonido una Onda portadora de Conciencia,  Reordena y Realinea la Energía del Cuerpo donde ésta se Encuentre Bloqueada.

Los Sonidos de los Cuencos Tibetanos se utilizan para  Armonizar el Sistema Nervioso, en el Re Equilibrio de los Hemisferios Cerebrales.
Reducen el Estrés, Alivian la Ansiedad, Dolores Musculares, etc.

Estos Sonidos Producen un Efecto Equilibrador y Armónico en Nuestro Cuerpo, Mente y Alma.
Estos Sonidos se Pueden Utilizar para Todas estas Afecciones y Más.
Pero lo Más Importante es que No Necesitamos estar Enfermos o Sentirnos Mal para Tomar una Sesión con Cuencos.

Esto quiere decir que Cualquier Persona en Cualquier Momento lo Puede hacer Simplemente
para Sentirse Bien.
¨ Solamente Tenemos que Darnos el Permiso de Experimentar los Sonidos del Universo en Nuestro Cuerpo¨.

Andrea: ¿ La acción de estos sonidos puede ser comparada con la de los Mantras, en particular con la del Mantra " Om "?

Sandra: Al igual que un Mantra, la Acción del Sonido de los Cuencos Tibetanos nos lleva a Alcanzar un Estado Natural de Relajación y Meditación.

- El Sonido de los Cuencos puede hacernos Experimentar otros Estados de Conciencia.
Haciendo una Comparación entre la Acción Terapéutica de los Sonidos de los Cuencos Tibetanos con los Mantras, en Particular con la acción del Mantra OM, podemos decir que Ambos Sonidos Producen en Nosotros una Profunda Resonancia Interior.

- Tanto los Sonidos de los Cuencos como los Sonidos del Mantra OM nos Conectan con Nuestra Vibración Original.

- Según los Vedas, el monosílabo ¨OM¨ expresa el Sonido o el Concepto de la Vibración Original en su Forma más Pura y sus Cualidades Garantizan Armonía y Orden en el Universo.

- Ambos Sonidos Coinciden en el Efecto que Producen en el Cuerpo, en la Mente y en el Alma, ya que Restauran Nuestro Sonido Armónico Original.

- Podemos decir también que el Sonido de los Cuencos actúa en el Cuerpo como un Mantra en el Sentido de que su Acción Terapéutica Sigue Trabajando o Resonando en el Cuerpo Varios Días Después de Recibir una Sesión.

Sin embargo, Según mi Opinión, hay Ciertas Diferencias para Tener en Cuenta.

- Una Diferencia Importante es que al Tocar los Cuencos, Dejamos la Mente Consiente de Lado y Somos Simplemente Sonido.

- Para que un  Mantra ¨ Funcione¨ , Debe ser Pronunciado Perfectamente y quien Recite los Mantras Debe Estar en un Estado de Perfecta Concentración.

- Los Mantras Deben ser Repetidos un Numero Determinado de Veces para que Después de Mucha Practica el ¨ Mantra  Actúe¨ por decirlo de alguna manera y se Repita Solo en Nuestra Mente.

- El Efecto del Sonido de los Cuencos Tibetanos es Inmediato.

- Cuando Tocamos un Cuenco, Nos Alineamos con su Sonido, Nosotros nos Convertimos en el Cuenco y Su Sonido es Nuestro Sonido.

- Cuando Utilizamos el Sonido de los Cuencos con Fines Terapéuticos, solo Utilizamos Nuestra Intención para Dirigirlo a Donde Queremos que vaya y esto es algo que Podemos Lograr desde un Primer Momento.

- Luego el Sonido Hace su Trabajo.

-  Nuestra Mente, a diferencia de los Mantras, No Interviene.

- Podemos decir que ¨Sacamos la Cabeza¨ ya que No Repetimos Constantemente Nuestra Intención Mientras Tocamos.

Para finalizar, quiero Destacar algo Importante que es Común en Ambos.

Y es la Importancia de Comprender la Esencia que hay Detrás del Poder del Sonido, para que éste sea tratado con Respeto.

Por eso es Muy Importante que Todos los que Trabajen o Utilicen el Sonido, Tomen Conciencia del Poder que Éste Tiene.

Andrea :¿La terapia con Cuencos Tibetanos es una especie de "Musicoterapia"?

Sandra: Prefiero decir que la Terapia con Cuencos Tibetanos es una Terapia en Sí Misma.
Cuando se Utiliza el Sonido de los Cuencos con Fines Terapéuticos, Quien Toca los Cuencos se Convierte en el Medio a Través del cual el Sonido se Expresa.

Por eso es Muy Importante que el Terapeuta Tenga una Buena Sintonización con su Paciente
En mi Opinión, los Cuencos Tibetanos Son una Herramienta Terapéutica Excelente para el Musicoterapeuta.


Andrea : Por favor, cuéntame un poco sobre tu experiencia con los Cuencos. Cómo empezó, que has descubierto a través de esta terapia y cómo la combinas con otras terapias.

Sandra: Desde el año 2001 Realizo Seminarios de formación y Trabajos de Sanación Chamánica con Foster Perry y Kristos Tsompanelis.

Ellos son dos Reconocidos  Chamanes, Clarividentes, Sanadores del Alma, Maestros, entre otras tantas cosas…
Residen en EE UU y trabajan en distintos países Enseñando y haciendo Workshops de Sanación.
Foster Perry es también Presidente fundador de ¨The Golden Hummingbird¨ Ltd.

Mi Primer Acercamiento al Sonido fue en el año 2001 durante uno de estos Workshops de Sanación.

Antes de comenzar mi trabajo utilicé un Cristal de Cuarzo para Armonizarme, con la Sorpresa que después de pasarlo sobre mi Cuerpo el Cristal de Cuarzo se Quebró.

En ese momento yo No tenía idea que el Cristal de Cuarzo se había Quebrado al Entrar en Resonancia con mis Vibraciones Internas.

Sin darme cuenta, el Sonido de mi Cuerpo como si fuera un Cantante de Opera, había Quebrado un Cristal.

Durante mi trabajo de Sanacion, le conté esto a FOSTER y él me dijo:

¿Sandra por qué no haces Música?.
- Tenes que hacer Música porque las cosas se van a Romper, vos sos una Música.
-Tus Pensamientos, tu Visión es una Vibración, lo Único que Vos Ves son Vibraciones, Esa es tu Ciencia.
- Dentro de tu Cuerpo hay Música y de esa Manera es como Vos haces Todo y es Tanto una parte Tuya, que Tenes que Ponerte de Verdad a Estudiar esto Ahora.
Porque Estuviste como Mirando en la Oscuridad, pero Lo Estuviste Haciendo de Todas Maneras.

FOSTER me dijo Muchas Cosas que Cambiarían en mi Vida y en mi Trabajo si Utilizaba el Sonido.
Sus palabras me encantaron pero en esa época yo Trabajaba con Gemoterapia, Reiki y Regresiones a Vidas Pasadas y Ni se me Cruzaba la idea de trabajar con Música o Sonidos.

Cuando estaba terminando mi trabajo de Sanacion FOSTER le Cantó a mi Corazón y a mi Alma para Sanarlos.
No puedo Explicar con Palabras lo que Sentí en mi Interior…
Esos Sonidos No Podían Ser de Este Mundo.
Fue en ese momento cuando Entendí sobre lo que Foster me había estado hablando.

Cuando él Terminó de Cantar me dijo: Tenes que Tomar Clases de Esto.
Después supe que él Canto Armónicos.

Así Comencé a buscar quien enseñara a trabajar con Sonido, Diapasones y Canto Armónico en
Buenos Aires.
Lo cual no fue nada fácil ya que el Canto Armónico es una Técnica Sagrada muy Antigua que poca gente Conoce y Enseña.
Fue así como Conocí a Albert Rabenstein quien se convirtió en mi Maestro y Amigo.
Albert es Director del Centro de Terapia de Sonido y Estudios Armónicos de Argentina.
Además fabrica los Instrumentos ¨ Tibet ¨ .
Estos Instrumentos se fabrican en forma artesanal, lo que hace que cada Cuenco sea Unico.
Estos Cuencos son los que yo Utilizo y Recomiendo  por su Maravilloso Sonido y por la Calidad de sus Armónicos.

Cuando conocí a Albert  le conté sobre mi experiencia con FOSTER.
Albert me contó que Cantaba Armónicos, trabajaba con Diapasones, Sonido y Cuencos Tibetanos que el mismo fabricaba.

Me invito a  participar de una Armonización Grupal con Cuencos Tibetanos y esa Experiencia Marcó el Comienzo de una Nueva Etapa para Mí.

FOSTER PERRY estaba en lo Cierto, el Sonido Cambiaría mi Vida, mi Forma de Trabajar y mi Percepción.

En las Sesiones con Cuencos que yo Realizo, combino el Sonido de los Cuencos Tibetanos, Campanas Tubulares, Canto Armónico y Cristales, además de otras Técnicas.

Por lo que el Trabajo Terapéutico es muy Rico en Cuanto a la Combinación de Vibraciones Armónicas y el Resultado es Excelente.

Conocer y  Utilizar también Otras Técnicas, me Permitió Desarrollar Mi Propia Forma de Trabajar con el Sonido y la Vibración.

Para decirlo en Términos de Sonido, lo que hice fue Unir Todas las Terapias Vibracionales con las que Trabajo, Fundirlas y Elevarlas a una Frecuencia de vibración Superior.

Mi Experiencia con el Sonido, su Combinación con otras Técnicas y lo que Ellos Representan para Mí.

El Sonido está Presente en cada Cosa que Hago.
Tanto en las Sesiones con Cuencos, en las Regresiones a Vidas Pasadas, en las Lecturas de Registros Akashicos, en Chamanismo, etc.

La Vibración del Sonido al actuar Directamente sobre el Síntoma, hace que muchas veces durante una Sesión con Cuencos aparezcan en forma espontanea Escenas de Vidas Pasadas que ya están listas para ser Sanadas.
Entonces utilizo el Poder Transformador del Sonido para que esas Experiencias se Sanen y se Liberen.

Este es uno de muchos ejemplos por los que ya No Podría Trabajar Cada Técnica en Forma Separada sin Incluir la Vibración del Sonido, ya sea a través de mi Voz o de un Cuenco.

El Sonido ya es parte de Mí, está en mi Corazón y en mi Alma.
Y su Vibración se Manifiesta en Todo lo que hago aun Sin Proponérmelo.

Los Cuencos son Instrumentos Sagrados que Aprendí a Tocar y a Tratar con un Profundo Respeto.
Mi relación con ellos está más allá del Trabajo Terapéutico, ya que también toco los Cuencos para mí.

Sus Sonidos Armónicos nos llenan el Alma y nos Invitan a embarcar en un viaje hacia los Orígenes del Tiempo.

Hay un Antes y un Después de Experimentar el Trabajo con el Sonido en Mi Vida.

El Tocar los Cuencos nos permite Relajarnos y Transformarnos, esto es lo Maravilloso del Sonido.
Sus Vibraciones son tan Sutiles que se pueden Oír aún Sin Frotarlos, Sin que los Cuencos Emitan Sonido….
Simplemente Sosteniendo el Cuenco entre las Manos…

Al tocar un Cuenco, establecemos una Intima Relación con él…

Nosotros nos convertimos en Cuencos permitiendo que sus Sonidos Expresen el Sonido de Nuestra Alma…

De esta manera yo Toco los Cuencos para Mí y para Otros.
Así Trabajo y Así Enseño a Tocarlos, porque ésta es la Forma en que lo Recibí...