La  Terapia  con  Sonido  es  una  Terapia  Vibracional.
Todo en la Naturaleza Vibra en Perfecta Armonía, Nosotros también Vibramos.

Nuestro Cuerpo Vibra constantemente con Diferentes Sonidos aunque estos No se Encuentren dentro de nuestro alcance de Audición.

La Vibración del Sonido Produce un Efecto sobre cada Cosa y cada Persona. Produce Cambios a Nivel Físico y Emocional.

Cada Area del Cuerpo es un Reino y a cada Reino le Corresponden Sonidos y Vibraciones Especificas.

Cada Molécula, cada Célula, cada Tejido, cada Organo, Glándula, Hueso, Fluido, al igual que cada Chakra y sus Elementos ( Tierra- Agua- Aire - Fuego) Tienen su Propio Sonido.

El Masaje Sonoro se usaba Antiguamente en el Tibet para Complementar y Aumentar el efecto Curativo de los Masajes manuales y Sanar algunas Dolencias del Cuerpo.
Originalmente los Cuencos Tibetanos eran Vasijas de Diferentes Tamaños que estaban Compuestas por Once Metales.

Los Cuencos Emiten Suaves Melodías Armónicas que Crean Profundos estados de Relajación Ayudando a Liberar la Energía Acumulada.
(Angustias, estrés y otros malestares físicos y espirituales).

Cada Cuenco posee un Sonido Fundamental y de él se Desprenden otros Sonidos, más altos y más bajos, que Guardan entre Sí y con el Sonido Fundamental una Relación Armónica.

Las Vibraciones Armónicas de los Cuencos, Alteran la Materia Reordenando su Estructura Molecular, Realineando y Equilibrando la Energía en Todos los Niveles.

La Música es el Lenguaje Universal, Dentro de Nuestro Cuerpo hay Música...

El Cuerpo Humano contiene mas de un 70 % de Agua.

Cuando la Vibración del Sonido entra en el Cuerpo, Fluye con gran Rapidez llegando a cada Lugar que Necesita ser Armonizado.

Cuando Todo en Nuestro Cuerpo esta “Afinado” se Produce Música…Cuando existen  Bloqueos, el Cuerpo deja de Resonar con el Universo y con su Entorno porque Pierde su Sonido Original Armónico.

Aparece entonces la Desarmonía que puede Desencadenar una Enfermedad.

El Sonido es un Código Universal…Tiene un “Idioma” que el Cuerpo y la Mente Reconocen cuando lo Escuchan.

Podemos decir que el Sonido es una Onda Portadora de Conciencia.
Es Información para el Cuerpo, para la Mente y para el Alma.

Cuando el Cuerpo Siente y Escucha los Sonidos Armónicos, Activa en él por Resonancia su Código Armónico Interno, Produciendo así los Cambios Necesarios para Restablecer su Armonía.

Los Sonidos de los Cuencos y de la Voz, permiten que nos Reconectemos de Manera Amorosa con Nosotros Mismos.

Al estar Armonizados, Todo lo que nos Rodea se Modifica.
Comenzamos a Resonar con Nuestro Entorno
Modificando Sutilmente Todo lo que nos Rodea.

Pudiendo así, la Música del Alma expresarse Clara y Limpia...

Cuando nos Reconectamos con Nuestra Música Original, el Cuerpo se Realinea con la Música del Universo…

Sesiones Individuales con Cuencos Tibetanos y Canto Armónico - Consultar.
Sesiones Grupales con Cuencos Tibetanos - Consultar.
Taller de Cuencos Tibetanos - Más Información.
Entrevista realizada a Sandra Susterman por Andrea Domínguez, directora de la revista ¨ En Forma¨, para Colombia, México y Chile.